Urge erradicar el hambre en los niños.

aTexto de Antonio Sánchez-Marín Enciso

 

En la foto se observa a Severiano Núñez García, Maestro de Jaraíz de la Vera, que fue muerto pérfidamente por sus ideales republicanos en las tapias del cementerio de Plasencia el 16 de Octubre de 1936.

Se observa en la primera fila de los niños, años 30, que iban a la escuela descalzo….Miseria, hambre…injusticia, desconocimiento de los derechos del Niño, pieza clave para la República y su magnífica educación, pues  la República era consciente de su debilidad inicial, y necesitaba para su consolidación de la educación y de la cultura como auténticamente necesaria para conseguir sacar a la sociedad española de la ignorancia y del oscurantismo reinante hasta entonces, base imprescindible para la renovación de la sociedad española. Pero el hambre de los niños, primer deber de sociedades que se precien de civilizadas y civilizadoras, era un hándicap importante y se propuso erradicarla creando las cantinas escolares, los comedores escolares, que al menos dieran una comida al día a los niños y que los fijara en la escuela para evitar el absentismo bestial escolar….

Guillermo Gómez de la Rúa, Maestro republicano, quien por decir que lo que sigue fue depurado y apartado de la enseñanza por el traidor Franco: el niño que tiene hambre, decía, debe ser alimentado (….) Cuando se trata de dar alimento material al niño que no come, debe tomarse este deber como el primordial de todos los deberes. Los demás vendrán después. El dejar que pasen hambre, siquiera un solo niño es crimen de lesa humanidad”.

Y apostilla Don Guillermo que se pueden curar muchas faltas de salud de los niños, “pero cuando el diagnóstico se reduce a una sola palabra: HAMBRE, no hay otro remedio que bajar la cabeza, avergonzados de que, en esta Sociedad, no haya desaparecido tal ignominia”.

Para ello, comprometido con esta imperiosa necesidad, se dirige admonitoriamente a las autoridades placentinas: “Señores del municipio, vuestros aislados esfuerzos serán ineficaces, compenetraos del deber que a todos alcanza, si no tenemos en consideración que el niño que tiene hambre, debe ser alimentado primordialmente. Y es un deber de todos, un deber inexcusable, ineludible. Esto dará la prueba de madurez de una sociedad más justa, más progresista. ¡NO permitamos que un solo niño pase hambre!”

“En la escuela no debe existir el niño atrasado de inteligencia por tener el estómago vacío. En la escuela no debe existir el niño melancólico, por falta de energías vitales”.

“Los hombres y las mujeres de todas las naciones reconocen que la Humanidad debe dar al niño lo que tenga mejor”, para “que una vez sabido, se lo queramos y se lo sepamos dar”. Toda la política, todos nuestros desvelos deben supeditarse a esto. Si es necesario echad mano de todos los ciudadanos, ¡movilizarlos para remediar este tremendo y cruel mal!”.

¡¡¡¡Hace más de ochenta años!!!