Sospechosos incrementos presupuestarios….

Reflexiones en voz alta…

Leo en El País que el Centro Acuático de Madrid  acumula siete años de retraso y un sobrecoste del 40%.

    Y yo digo, o mejor dicho pregunto,  ¿no es ésta la forma de engrosar las ganancias de quienes están inmersos en esas construcciones, puesto que  los retraso originan incrementos, sobrecostes, que suponen más ingresos para los artífices de las obras, y, consecuentemente, nuevas partidas presupuestarias al incrementarse los gastos?

    Un truco digno del mejor tahúr del Far West, puesto que los arquitectos cobran en relación al coste de la obra, alrededor del 10%, y si eres capaz de cobrar respecto al gasto final y no al inicial, el negociete es redondo.     Y concomitantes…

    En este pueblo donde ahora vivo, El Molar, precioso y muy típico por sus grandes cantidades y magníficas bodegas, llevan 18 años construyendo una Casa de la Cultura, neo-faraónica en su proyecto inicial, mega Casa de la cultura rezaba, (se anunció: Conjunto monumental de la Casa Cultural y de la Campa del Ferial Agropecuario de El Molar: Parque Experimental de Estructuras Laminares de Hormigón de Alta Resistencia (HAR) y de Sistemas Integrados de Generación (CCHP) y Distribución de Energía (DHCP) Autores: Francisco Alonso),  propio de los políticos megalómano (se aplica a la persona que tiene un excesivo deseo de grandeza), y   que aún está en los cimientos, y, consecuentemente, lleva varios incrementos presupuestarios a costa de la bondad de los molareños, y que hacen que El Molar tenga  el  tristemente  “privilegio” de ser  el único pueblo de Madrid, y creo que de toda España,  que aún no tiene Casa de la Cultura…, y  donde se llevan invertidos, enterrados, diría yo,  cerca de un millón de euros…

¿No es esto corrupción, Srª Aguirre?