Rosy y Jerónimo

Texto de nuestro compañero Antonio Sánchez Marín Enciso:

Podría pensarse que en un día como hoy  no es normal escribir sobre alguien que ha perdido a su ser más querido, a su esposa. Pero  yo pienso que si, puesto  que ella ya nada de lo que se diga de ella aunque sea muy bueno la puede ayudar en nada, ya que es en balde,  (Dios me libre del día de las alabanzas, dice el refrán), pues son sus deudos quienes necesitan del ánimo necesario para poder seguir viviendo con su ausencia…, sólo les queda el recuerdo… nuestro apoyo y nuestra mayor conmiseración…..

Es así que hablando bien del cónyuge que pervive, se está honrando la memoria de quien ha fallecido. Pues detrás de una gran hombre, en este caso es Jerónimo el que subsiste, hay una gran mujer,  y viceversa. Y Jerónimo ha sido, y sigue, siendo, un extraordinario hombre, un gran socialista, un hombre  integro, con las connotaciones que ello conlleva de ética personal encomiable, muy preocupado, no sólo por su familia, sino por su pueblo y su  prosperidad.  Un hombre que ha tenido el mérito personal de ocupar el  máximo  lugar en el gobierno de El Molar, siendo Alcalde y ejerciéndolo con una enorme dignidad, con una gran responsabilidad , y llevando a su pueblo a las máxima cuotas, pues es cuando más prosperó…, llegando a ser considerado como un pueblo muy atractivo para el trabajo  y avecindamiento …

Y detrás siempre Rosi, su esposa,   apoyándole y sufriendo todos los graves inconvenientes familiares que tiene el ocupar un puesto de gran responsabilidad, de gran ocupación y restricción familiar…

Nunca tiene nada de qué avergonzarse, más bien tiene muchos motivos de orgullo personal y yo con estas líneas, aunque sea el menos apropiado pues soy un neófito como vecino, quiero rendirle un tributo a este matrimonio  tan ejemplar…..

Pero si importante es este refrán que anteponíamos para agasajar a  Jerónimo y Rosy, importante y muy verídico es este otro de que “ de tal palo tal astilla”, que quiere decir que  esta buenas y encomiables virtudes de los padres las heredan sus hijos , en muchas ocasiones corregidas y aumentadas,  como ha sido en este caso con su hija Soraya, persona maravillosa, solidaria, política extraordinaria, mayestática, en el uso extraordinario del sentido aristotélico de la política que  “ aunque suene un poco pasado de moda, conviene recordar que la política es una actividad noble. Siempre hará falta gente que se dedique a gestionar los recursos públicos y los espacios comunes”.

Este problema ha sido el único motivo por el que Soraya haya declinado la política, es un durísimo golpe para ella y toda la familia, así lo hemos sabido, entendiendo que nunca nadie, perdonadme los que quedáis, nadie la podrá sustituir, pero si al menos tratarán de igualarla.

El Molar está en deuda con esta familia. Un pueblo es noble cuando sabe reconocer los méritos de sus vecinos.  No es ético que “nadie sea profeta en su en su tierra”.