Nuevo texto de Nuestro Secretario de Cultura

Texto de nuestro compañero Antonio Sánchez-Marín Enciso dedicado a una vecina de El Molar que está pasando un momento difícil.

 

Mi recuerdo para Dory

Yo soy yo y mis circunstancias, ¿somos tan libres como pensamos?

“Los hombres se equivocan si se creen libres; su opinión está hecha   de la consciencia de sus propias acciones y de la ignorancia de las causas que la determinan”. Baruch Spinoza

Quiero hoy recordar a una mujer sencilla, y paradójicamente, para mí, gran mujer, nuestra querida amiga Dory; así la considero desde que la conocí, desde el primer momento a mi mujer y a mí la apreciamos como una mujer que necesitaba de “la amistad”, del interés de los otros; es muy extrovertida y ella busca la connivencia, la complicidad de los demás; pensamos que necesita de ese aprecio que en algún momento le ha podido faltar; muchas veces, entendemos nosotros, se actúa para ser reconocido bien por inseguridad, `por angustia o fragilidad, o se actúa movido “por el temor de creer no ser nadie, si no te ves en los ojos de otros que te admiran y quieren”…

Dory está pasando por momentos muy duros, tuvo un “accidente· cardiovascular que la retiene postergada en el hospital, en situación muy difícil, y por ello, pretendemos en estos momentos rememorarla, buscando así la solidaridad hacia nuestra buena convecina, de la buena gente que “habita” en este Foro, de la ayuda sólo sentimental hacia esta buena mujer, para nosotros ejemplo de sacrificio, de la dureza de la vida que algunas veces se ciega en una persona como lo ha hecho con ella, parece ser; según me cuentan quien la conoce muy bien; ha sido una mujer sacrificada por unas adversas circunstancias en grado sumo que le acompañaron durante su vida.

Decía Ortga y Gasset: “Yo soy yo y mis circunstancias, y si no la salvo a ella no me salvo yo”.

Y leo en una página web J.P Fonseca: “Si hubiésemos nacido en cualquier otra época, o en cualquier otro lugar, o en cualquier otra familia, hoy seríamos una persona bastante diferente de la que somos en realidad- Elementos fundamentales que nos definen, y que nos permiten ser lo que somos, no son fruto de una decisión personal, debido a que son elementos que no contralamos. De ahí que podamos afirmar que lo que somos, no es fruto de una decisión plenamente libre.

Y nos preguntamos nosotros que qué puede hacer una hombre o una mujer   a quien se le presentan circunstancias o personas que, por las causas nefastas que sean, influyan en su vida de una manera trágicamente adversa, y   que precipite su destino hacia un abismo que no puede alterar, y que nadie le pueda ayudar a salvarlo, y se vea abocado a un destino indeseable que le hundan en una vida miserable…!

Por ello mi recuerdo emocionado a esta gran y paradójicamente sencilla mujer para quien el destino no ha sido, a nuestro entender, nada generoso….