Casa de la Cultura, parte II

Aquí tenéis la segunda parte del escrito de nuestro querido Secretario de Cultura, Antonio Sánchez-Marín Enciso

Segunda parte:

Algunos, no crean que muchos,  que me leyeron la primera parte me critican, menos mal, cabalgan, luego existimos, por mi excesiva verborrea inicial;  luego he acertado en mi interés en expresarme en la misma manera pomposa, faustuosa en que el PP expuso su proyecto inicial de la Casa de la Cultura, pues, modestamente, al estilo valleinclaniano del absurdo, del esperpento, para conseguir la crítica conveniente…, la ridiculización que merece tanto culteranismo premeditado, enmascarador de la verdad, tan contrario al conceptismo que expresaba Baltasar Gracián cuando decía, que lo bueno, si breve, dos veces buenos, y lo malo,  si breve, no tan malo…..

Otra cosa a explicar es la frase redundante de “obrar obrando” que habrán sabido entender en su buena disposición como una errata…redundante…..

Para ello vayamos con los datos escuetos y concretos de la  cronología de los hechos:

El 29/01/96, una comisión encabezada por Emilio de Frutos solicita su construcción. ¡OH, encantamientos repentinos! ¡Si es que son como niños, si no fuera por los perjuicios que causan…!

Desechan la idea anterior, por excesivamente modesta, y optan por un megaproyecto, así lo denominan, tan “aficionados” como son a los proyectos “faraónicas” que sirvan para su  petulancia y jactancia frívolas pero efectivas para sus ansias, sus aspiraciones onerosas del poder…

El 16/02/96, el Ayuntamiento acuerda ceder los terrenos que están detrás del Centro de Salud. Dos meses después, el 30/04/96, se acuerda cambiar la ubicación por el lugar actual.

30/12/96 se adjudican las obras al empresario Julio Bergara. 93.263. 804 pesetas (aún) de presupuesto, con el siguiente

Título: Conjunto monumental de la Casa Cultural y de la Campa del Ferial Agropecuario de El Molar: Parque Experimental de Estructuras Laminares de Hormigón de Alta Resistencia (HAR) y de Sistemas Integrados de Generación (CCHP) y Distribución de Energía (DHCP).

16/09/97 hay incidencia con la línea de Alta Tensión y se modifica su trazado.

14/08/98 El nuevo proyecto asciende a 118. 491. 087 pesetas.

27/10/98. Se indemniza al empresario con más de seis millones de pesetas, por los retrasos. Es decir, ya, ¿por qué?, hay paralización de obras.

18/11/98 se suspende la obra para hacer un nuevo proyecto modificado. ¿Por qué estas maniobras? Secretismo absoluto.  22/06/99. Se prorroga la obra seis meses. ¿Qué ocultan todo estas irregularidades? ¿Quién se beneficia de estos avatares tan extraños?

La Casa de Cultura de El Molar sigue siendo un solar.

Seguirá.