Casa de la Cultura, parte I

casa de la culturaReflexiones de nuestro compañero Antonio Sánchez-Marín Enciso sobre la Casa de la Cultura de El Molar.

Proyecto inicial de la Casa de la cultura

Conjunto Monumental de El Molar

ARQUITECTO: Francisco Alonso de Santos La Campa Ferial, que enmarca el conjunto de la actuación y sitúa en armonioso distanciamiento las individualizadas Formas Estructurales, responde al concepto ilustrado de Territorio-Paisaje que tiene en cuenta una visión utilitaria y finalista de poner en producción sostenible los recursos naturales, y a su vez establecer las relaciones entre el paisaje, la memoria y la identidad nacional, es decir, una experiencia estética o de recogimiento místico con las formas del paraje autóctono, escenarios rurales que se sienten como algo ‘nuestro’. Todo ello apoyado en las ideas fundamentales de la geografía moderna, formulada ya con claridad por sus fundadores Alexander Von Humboldt y Karl Ritter: la idea de que el paisaje es la expresión visible de un orden natural que comprende al hombre.

Conjunto monumental de la Casa Cultural y de la Campa del Ferial Agropecuario de El Molar: Parque Experimental de Estructuras Laminares de Hormigón de Alta Resistencia (HAR) y de Sistemas Integrados de Generación (CCHP) y Distribución de Energía (DHCP)

Autores: Francisco Alonso

Localización: Arquitectura: Revista del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM), ISSN 0004-2706.

Todo un modelo de enjundia y palabrería que  no busca otra c osa  sino confundir a los legos que no alcanzan a comprender la excelsitud de la obra, pero tan  alejado de la efectividad que es lo que debe  pretender por gobernantes bien intencionados. En suma, prosopopeya nada efectiva, tintas de calamar para ocultar vergüenzas…, confusión predeterminada…

De esta guisa, tan ampulosamente se publicitó la construcción de la fallida   Casa de la Cultura, a modo y manera como el PP siempre hace todo lo que pretenden, para,  obnubilando a la gente con obras faraónicas a su glorificación y exaltación onerosa, conseguir el poder, puesto que por razones ideológicas no puede competir, y a lo que contribuyen estos fastos y estos grandilocuentes y poco efectivos y sombríos proyectos…, para lo que no escatiman gastos publicitarios…, léanse fastos con dinero público  en presentaciones  ostentosas  de obras grandilocuentes, colocación de primeras piedras, ejemplos,    Casa de las Justicia, en Madrid, autopistas   Radiales varias, que terminan en fracaso, bien porque no se inauguran, bien porque terminan en fiascos económicos…, y en nuestro caso, en el caso de nuestro pueblo,  en la “estafa” de la fallida Casa de la Cultura…, donde no sólo nos hemos quedado sin ella, sino que además no revierte el magnífico terreno que cedimos para su construcción…

Desde el primer momento con el gobierno de la izquierda en Madrid, con una enorme crisis económica, en los albores de la democracia española, se inició el resurgir de la CULTURA en nuestra Comunidad, sabedores de que ella es la base del progreso de los pueblos, y que dio como fruto que Madrid fuera el referente cultural de Europa… Recordemos  la época de gobierno de Tierno Galván

Por todos los pueblo proliferaron las Casas de la Cultura. El PSOE de El Molar, Alcalde Jerónimo Valcárcel redactó un proyecto, estudia el terreno y la ubica en el antiguo Pósito, creado en la República,  después  Silos, hoy Casa de los Mayores. Un modesto, pero eficaz proyecto, fácilmente asumible por quienes tuvieran interés en la mejora de nuestro pueblo. Pero la oposición del PP, siempre boicoteando todos aquellos planes que sean beneficiosos para el pueblo, niega su apoyo, entonces el Psoe era minoritario, y no se aprueba…

Para ello, cuando gobernaba el PSOE, al mando de Jerónimo Valcárcel, y como corresponde a un partido responsable y preocupado por la cultura como necesaria para el progreso del pueblo,  propuso construir la necesaria Casa de la Cultura obrando en  obrar en el Pósito, “un pósito es un depósito de cereal de carácter municipal cuya función primordial consistía en realizar préstamos de cereal en condiciones módicas a los vecinos necesitados”, y que fue construido en El Molar en tiempos de la República, y después denominado Silos en épocas franquistas, “un silo (del griego σιρός – siros, “hoyo o agujero para conservar grano”) es una construcción diseñada para almacenar grano y otros materiales a granel; son parte integrante del ciclo de acopio de la agricultura.

Podemos ver la diferencia de uno y otro en consonancia con los fines de uno y otro gobierno:

Pósito, de carácter de justicia social distributivas, no caridad, y que parece que  su orígenes son bíblicos pues “se dice que el origen de los pósitos se remonta hasta el patriarca José que gobernando Egipto mandó almacenar en todas sus provincias grandes cantidades de trigo para los siete años de esterilidad que habían de suceder a otros tantos de abundancia, y el Silo es de arquetipo  mercantil…, almacenamiento simplemente de carácter comercial…

Seguirá….